SH IG ZOOM temporada 2001.jpg
Buscar
  • sociedad haendel

COMPOSICIÓN: EL MESÍAS, por Juanjo Grande


Händel escribió El Mesías en casi tres semanas, muy poco tiempo si tenemos en cuenta que la obra tiene una duración aproximada de dos horas y media. Esta rapidez en la composición era normal en la dinámica de trabajo de Händel. Hombre de gran inspiración, estaba acostumbrado a trabajar bajo encargo y con poco margen de tiempo.


El método de trabajo era muy sencillo: Lo primero que necesitaba era un texto. Tal y como hemos comentado, Charles Jennens fue el encargado de preparar y adaptar los textos bíblicos. Cuando cantamos un texto, su duración aumenta. No es lo mismo recitar un texto que cantarlo. Lo podéis probar. Por ello, hay que reducir el texto de modo que pueda ser cantado, y lo más importante de todo, que se entienda la historia que estamos explicando. Una vez Händel tenía el texto, lo dividía en recitativos, arias y coros. Entonces empezaba a componer sus melodías principales (la melodía y el bajo), y de esta forma obtenía el esqueleto de la partitura. Después añadía los recitativos y las arias, y organizaba todo el material. Este era el punto más complejo, ya que definía la estructura de toda la obra. Por último, escribía las voces que faltaban y el acompañamiento instrumental.


Una de las formas en que Händel aprendió composición fue a base de copiar músicas de otros compositores. Fruto de ese aprendizaje, a menudo Händel «tomaba prestados» fragmentos de otros compositores para sus obras, ya fuese porque pensaba que quedaban bien, ya fuese porque tenía poco tiempo para terminarlas. De hecho, era una práctica muy habitual entre los compositores de la época. El genio de Händel hacía que aquellas ideas «prestadas» sonasen mucho mejor después de pasar por sus manos. Un colega compositor de Händel, William Boyce, dijo: «Él coge las piedras de otros y las convierte en diamantes». Pero a veces no necesitaba tomar material de otros compositores, sino que aprovechaba obras suyas más antiguas y hacía una nueva versión; de esta forma podía tener mucha música «nueva» en un periodo breve de tiempo. En El Mesías convierte un dueto de cámara para dos voces («Non di voi non vo ‘fidarmi»), que había compuesto unos años antes, en dos coros a cuatro voces («For Unto Us a Child Is Born» y «All We Like Sheep»).



Texto: Juanjo Grande



________________________________________________________________

George Frideric Handel

Duets

ed. Paul Everett

No, di voi non vo' fidarmi · HWV 189

Two sopranos



Fragmento

La presente obra, HWV 189, un duetto da camera en la tradición italiana establecida a finales del siglo XVII por Alessandro Scarlatti, Agostino Steffani y otros, es uno de un pequeño número de ejemplos notables del género compuesto por George Frideric Handel en la década de 1740. Estas obras tardías demuestran (incluso más que los numerosos duetos que había escrito mientras estaba en Italia en 1706-10 y en Hannover c.1711) su gran habilidad para diseñar un contrapunto que lleva a la ligera su considerable complejidad técnica, con una gracia encantadoramente fácil. Representando este tipo de virtuosa música vocal de cámara en su estado ideal, más exquisito, son, en palabras de Donald Burrows, "música de músicos por excelencia". (1) Al igual que su compañero igualmente atractivo, Quel fior che all'alba ride, HWV 192 (también para dos sopranos y disponible en esta serie como HH 41), HWV 189 presenta música que hoy nos es familiar de los coros de cuatro partes en el célebre oratorio Mesías. Estos dos duetti son de hecho las versiones originales de las piezas en cuestión: se completaron, a principios de julio de 1741, alrededor de la época en que se cree que Händel recibió el libreto del Mesías, unas siete semanas antes de que comenzara, el 22 de agosto, a musicalizarlo. Los coros que fueron adaptados de ellos– "Porque a nosotros ha nacido un niño" y "Todos los que nos gustan las ovejas se han extraviado" de los movimientos exteriores de HWV 189; "Su yugo es fácil" y "Y Él purificará" de HWV 192 – son casos particularmente fascinantes de auto-préstamo, que implican mucha re-composición además de volver a enviar mensajes de texto en un idioma diferente y puntuación a gran escala. Además, se puede escuchar, en el motivo de "So per prova" en el Wnale del presente dúo, el germen del famoso coro "Hallelujah". Junto con otro caso ("Oh Muerte, ¿dónde está tu aguijón?", derivado del movimiento Wrst de Se tu non lasci amore, HWVv 193, un dueto que data de principios de la década de 1720), estas adaptaciones ejemplifican una práctica compositiva empleada regularmente por Händel como un estímulo a su creatividad y el medio de reciclar algunas de sus mejores ideas musicales. En ocasiones reciclaba solo un texto literario. Las palabras de No, di voi non vo' fidarmi, por ejemplo, fueron reajustadas a finales de 1742 como el dueto para soprano y alto hwv 190, una pieza que por lo demás no se parece en nada a la presente obra. Aunque es probable que HWV 189 y HWV 192 hayan sido compuestos teniendo en cuenta interpretaciones o ejecuciones particulares, aún no se han identificado ni las ocasiones ni los intérpretes originales. Sin embargo, se ha avanzado la sugerencia de que Handel tal vez los suministró para ciertos cantantes asociados con una próxima producción de ópera, incluidos un castrato y una soprano femenina llamados, respectivamente, Monticelli y Visconti.

[…]

Esta fuente, sin duda un borrador de composición, es particularmente fascinante de estudiar, ya que transmite mucho sobre el proceso de composición. Además de un desorden general debido a la prisa del compositor por comprometer ideas al papel, encontramos muchos casos de lecturas que enmendó de inmediato, generalmente antes de que la tinta se secara y antes de continuar la música más allá de una barra o dos: lecturas que muestran el rechazo de sus pensamientos Wrst y, a veces, incluso de sus segundos pensamientos. Un análisis completo de estos detalles, y de lo que nos dicen sobre la génesis de la música y de los métodos de Händel, está más allá del alcance de este volumen. No obstante, en la presente edición figura, en la Lista B de las Notas textuales (infra), todos los datos discernibles en los que se basaría ese análisis. El texto italiano del siglo XVIII, que en el manuscrito de Händel carece de puntuación e incluye fallas ocasionales (enumeradas en las Notas textuales), se ha normalizado con puntuación y mayúsculas apropiadas. Su forma editada se muestra a continuación, con una traducción al inglés:



No, di voi non vo’ fidarmi,

cieco Amor, crudel Beltà.

Troppo siete menzognere,

lusinghiere Deità.


Altra volta incatenarmi

già poteste il fido cor.

So per prova i vostri inganni,

due tiranni siete ogn’or.



No, I do not want to trust you,

blind Love, cruel Beauty.

You lie too much,

like blandishing gods.


Once before you managed

to trap my trusting heart.

I know from experience your lies,

you will always be two tyrants.



Paul Everett

Cork, December 2002


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo